Archivo de la categoría: Identidad Digital (Blog)

El ojo que todo lo ve. Google. De la publicidad en el buscador

Cada día Google está más cerca de convertirse en Dios.

Sí, no es ninguna exageración. La cantidad de información que maneja la empresa que da nombre al buscador está fuera del alcance de nuestro cerebro. No nos podemos hacer una idea de hasta dónde llega.

Párate a pensar un momento. ¿Qué puede saber Google de tí? Sí, ya, ya, mis aficiones porque busco sobre ellas, las personas con las que me relaciono porque me envío mails con ellas, si voy a viajar o no…..etc, etc.

Yo hoy voy más allá. Google puede saber tu estado de ánimo!!! ¿Cómo? Pues por la música que escuchas, por ejemplo. Puede saber si tu relación sentimental va bien o no, si has discutido…..en fin, que puede llegar a saber cosas de las que incluso nosotros mismos no somos conscientes.

Hace algún tiempo vi en la televisión un reportaje (no recuerdo cual, si no os lo enlazaría) en el que alguien de Google decía que no nos dicen todo lo que saben de nosotros porque nos asustaríamos. Tiene razón.

Dándole la vuelta a la tortilla vamos a pensar como empresas, como empresarios, como marcas. ¿Qué supone que Google tenga toda esta información? Pues que la segmentación que es capaz de hacer es casi perfecta. Si yo como marca quiero dirigirme a un tipo de público a través de la publicidad en el buscador puedo obtener una garantía de casi el 100 %. Y para demostrarlo aquí va un ejemplo.

Como algun@s ya sabéis estoy buscando una cámara reflex digital. Llevo unos días en el proceso de pre-compra y lo he hecho desde distintos ordenadores, por distintas vías, preguntando a amigos, buscando en foros, etc. vamos, lo que viene a ser ahora el proceso normal antes de la compra de un producto con alta implicación (producto tecnológico, con una vida útil prevista larga, un coste ciertamente elevado, etc.). Pues bien, anoche navegando cual es mi sorpresa al ver que en distintas webs que entro me meten cámaras reflex por los ojos. Aquí tenéis las capturas.

¿Qué? ¿Qué te parece, eh?

Pues eso, que pronto pasaremos de ser individuos a ser segmentos. Y para acabar te dejo con una reflexión. Si Google promoviera un idioma, que fuera único para todos, como lo intentó ser el esperanto, ¿crees que podría, en un tiempo razonable, llegar a convertirse en un único idioma para todo el mundo?

Anuncios

QRedundando. “Qué no hacer para usar mal un código QR”

Los códigos QR son una herramienta digital que cada día se usa más, y para más aplicaciones.

En primer lugar voy a explicar rapidíiiiisimamente qué son estos cuadraditos negros que vemos en todos lados, y a partir de que leas este post lo verás más todavía.

Los códigos QR son: ale, a visitar la Wikipedia. Pero una cosa sí te voy a decir, no es lo mismo, aunque lo oigas por ahí, un QR que un Bidi. Aquí te lo explican muy bien.

Así tú te abres varias pestañas y yo voy al grano del post.

Hace un tiempo que llevo dándole vueltas a este post, de hecho varios de estos ejemplos los llevo observando desde hace varios meses.

En primer lugar vamos al título del post, ¿por qué lo de QRedundando? Pues porque, en mi opinión, siempre es mi opinión que para eso soy yo el que escribe, no tiene mucho sentido que enlacemos el QR a algo que estamos acompañando cuando lo imprimimos, es decir, que me parece redundante que cuando me entregan una tarjeta con la web escrita en ella

también haya un código y éste redireccione a la propia web. Creo que me preocupo en abrir un QR es porque quiero “descubrir” y espero algo diferente de la home de la web cuyo nombre tenemos frente a nuestras narices. En el ejemplo, aunque es un código muy elaborado artísticamente la experiencia que ofrece al usuario al abrirlo es simplemente la home de la empresa.

Pero no todo el mundo lo hace mal, también hay ejemplos de códigos QR muy bien usados, como este de Cruz Roja Japón que integra uno en su logo sin que sea extravagante y con una sencillez que hace que se integre a la perfección.

En segundo lugar algo con lo que tenemos que tener cierto cuidado es con el fondo sobre el que vamos a plasmar un código. Debemos probarlo siempre, si es una camiseta hay que comprobarlo antes de mandar el marcaje. No siempre funcionan sobre blanco puro pero hay colores o texturas que neutralizan a la cámara y no lo podemos leer.

Otro factor que debemos tener en cuenta es dónde se va ver ese código. Quiero decir que dónde va a ser impreso, distribuido, etc. porque si volamos y en la revista del avión vemos uno de estos códigos no creo que nos pongamos a abrirlo, más que nada porque no vamos a poder navegar al enlace.

Por último, si te ha gustado este post te invito a que escanees y compartas este código. 

¿Cómo usar Dropbox? Guía fácil y sencilla

Bueno, al lío!!

Voy al meollo de la cuestión. Hago una breve introducción sobre qué es Dropbox y explico cómo funciona y para qué sirve.

Dropbox es un servicio de almacenamiento y transferencia de datos en la red. ¿Qué significa esto? Pues que es como un disco duro, un pendrive o una tarjeta de memoria que llevas contigo a todos sitios a través de la web.

Es muy útil para cualquier usuario. El servicio es gratuíto con unos límites pero son más que suficientes para un uso personal. En principio viene con 2Gb de almacenamiento pero si tienes invitación de un usuario te dan 250 Mb a tí y a la persona que te invitó. Hasta un máximo de 8 Gb. Si quieres una invitación escríbeme a alexministerio@gmail.com

Hay aplicaciones para Android, Iphone, Ipad y Blackberry, además de para Windowy, Mac y Linux. Por eso lo llevas contigo a todos lados, en tu teléfono móvil, y puedes acceder a él desde cualquier ordenador.

Se puede descargar un programa de escritorio que a su vez nos creará una carpeta en el ordenador, pero también se puede acceder desde cualquier ordenador a través de la web, sin descargarse el programa.

Esto en cuanto al uso como almacenamiento.

Para utilizarlo como medio de transferencia de archivos sólo hay que, una vez iniciada sesión, compartir los archivos de la una carpeta mediante el botón compartir de la pestaña superior derecha, y escribir la dirección de e-mail de la persona que queramos invitar. Si ésta no tiene Dropbox puede registrarse gratuítamente y tener las mismas ventajas, y además tú obtendrás un almacenamiento extra.

Si crees que este post puede resultarle útil a tus amigos y seguidores puedes compartirlo en los botones inferiores de redes sociales.

Toda la información y descarga Dropbox aquí.